Se agotan los fondos para alimentar a hambrientos en EEUU

Posted on Updated on

NUEVA YORK.- Los que se benefician del programa de cupones de comida (SNAP) viven una situación de incertidumbre ante el cierre de gobierno y los recortes previstos para el mes que viene.
Las 1.9 millones de personas que se acogen al programa en la ciudad de Nueva York tienen asegurado recibir los mismos beneficios hasta el final de octubre, pero a partir del 1 de noviembre éstos disminuirán aproximadamente 5%, y el escenario puede tornarse aún peor si el cierre se prolonga más allá de esa fecha.
Los recortes ya estaban previstos independientemente de la situación que se está viviendo en el gobierno, y se deben a que el paquete de estímulo temporal para el programa que el Congreso aprobó en 2009 para hacer frente a la crisis, toca ya a su fin.
Esto quiere decir que a partir del mes que viene una familia de cuatro dejará de recibir alrededor de US$40 al mes en cupones de comida, o sobre $11 para los que los reciben de manera individual.
Algunos neoyorquinos se quejan de que estos recorten llegan cuando aún no se han superado los efectos de la crisis económica.
“Llevo más de dos años sin un trabajo fijo, y necesito de cada céntimo que me dan por los cupones de comida para dar de comer a mi familia”, dijo Carlos García Osorio, 47, padre de tres hijos y residente en Washington Heights.
Tanto el programa SNAP como el de Nutrición para Mujeres y Niños corren además peligro de verse seriamente afectados e incluso paralizados por falta de financiación si el gobierno federal no reanuda sus funciones antes de noviembre.
Carmen, 44, una puertorriqueña que no quiso dar su apellido y que también depende del programa de cupones, dice no tener un plan de contingencia si dejase de recibirlos.
“Supongo que tendría que ir a una iglesia o a uno de los sitios donde reparten comida”, expresó. “Es triste, pero no tengo otros recursos”.
A todo ello hay que sumar que el Congreso aprobó el mes pasado un proyecto de ley que recortaría un total de US$40,000 millones al programa SNAP, para el que se gastan actualmente US$80,000 millones al año.
Esta medida provocó la indignación de las organizaciones hispanas.

“Esto corta uno de los más importantes salvavidas del que las familias, especialmente las familias latinas, dependen para dar una nutrición básica a sus hijos”, declaró Janet Murguia, presidenta del Concejo Nacional de La Raza. “Uno de cada seis estadounidenses utiliza SNAP ahora mismo, y los latinos suponen el 17% de los participantes”.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s